Documento sin título

 

:::PLAZAS:::



Plazas he visto en muchos lugares, muchas ciudades, muchas vidas, toda mi vida. Las he visto nacer prácticamente de la roca y mantener ese color tradicional de la piedra bruta, solar, de donde se descuelgan imponentes estructuras referenciales en la vida de toda ciudad. La Iglesia, los edificios consistoriales. La plaza de Andacollo es un ejemplo elocuente de lo que Andacollo ES; mineral, cegadora, ferviente, muy parecida a la plaza de Cuzco (lo sé, estas pueden ser palabras mayores), que conserva el color siena roja de la piedra altiplánica. En ambas ciudades se emplazan dos catedrales y la última está flanqueada por edificios coloniales que han sabido conservar todo su estilo; una ciudad sobre la otra, conquistadores sobre conquistados. La misma vertiente riega a la plaza de Arequipa, la ciudad blanca, solo que a escala mayor tratándose de un centro comercial y de tráfico desde la época de los primeros señoríos del Virreinato del Perú. La hermosa plazoleta que se ubica detrás de un monasterio, no lo recuerdo bien, tal vez el de Santa Catalina, en la misma ciudad, bella, muy bella. Antes de proseguir, hay que consignar que estas ciudades fundan gran parte de su economía en el turismo, por lo tanto mantener el patrimonio arquitectónico es toda una regla de vida entre sus habitantes. Mas arriba, Estado Unidos demuestra su gusto por los espacios abiertos, salvo en los pueblos ubicados en el interior de los estados, los gringos tienen gigantescos parques alrededor de los cuales se centra la actividad económica y administrativa. Bajo esta perspectiva, la plaza de Lima por ejemplo, que se ubica frente al palacio de gobierno, hasta hace poco muy gris y descuidada, hoy exhibe una mayor preocupación a raíz del despegue económico, conservando eso si, el estilo legado de los conquistadores .Valparaíso, Santiago y en general casi todo Chile aun conserva la vida en las plazas, por tal razón es que a los ojos del habitante común, que ha vivido gran parte de su experiencia con el entorno social – las plazas son concebidas como lugar de encuentro de toda la comunidad; allí nacen los amores adolescentes, se fraguan encuentros ocultos, se busca a quien se quiere, es punto de referencia para encuentros de toda naturaleza, manifestaciones de todo tipo, desfiles institucionales, ferias, etc- la intervención en la plaza de armas, cualquiera sea, es un asunto que genera sin duda encuentros y desencuentros. Recuerdo haber vivido los primeros días de la modernización del centro de Santiago, en cuyo plan se incluía una intervención profunda de la plaza de armas. Muchos elevaron la voz aduciendo que se pretendía para ese tradicional paseo una nestética de Mall, que eliminaría estructuras fundamentales como el podio donde cada domingo las orquestas y orfeones ofrecían sus conciertos al finalizar la tarde. Sin embargo, una vez inaugurada las obra y, considerando que actualmente en uno de sus vértices se ubica la entrada a la estación de metro que lleva el mismo nombre, el trauma no fue tal y ahora, se puede convivir perfectamente en un lugar que conserva su esencia original, a pesar de todo, el gentío, los shows callejeros, los pintores y los jugadores de ajedrez, conservando la música tradicional de los orfeones. Ahora vemos cómo tras las toscas maderas que la rodean, nuestra plaza está siendo intervenida drásticamente sin tener una idea vaga de qué se pretende con aquello. Molesta por cierto la eliminación de árboles, el exceso de cemento, en consecuencia, el despeje del espacio y se teme por las rotundas araucarias y la suerte que debieran correr bajo la remodelación. Haciendo un poquito de historia, hay que consignar que antiguamente nuestra plaza sufrió también modificaciones considerables. Se recuerda que antaño ésta tenía portales en cada una de sus esquinas. Mas recientemente, el retiro de los cañones sin mayor explicación por parte de la administración de la época, causó extrañeza y probablemente molestia, aunque para ese entonces, la gente no era muy dada a la opinión o, no recuerdo bien, no tenía muchas posibilidades de opinar… Luego vinieron kioscos, juegos, bustos de héroes militares, ferias de artesanos levantadas sin el más mínimo gusto. Hay que decirlo. Hoy, entregados a esta obra de envergadura, que de seguro será recordada como El aporte de la actual administración conjuntamente con el nuevo edificio consistorial, nos tiene a todos en estado de alerta. Uno puede apreciar las fotos y el diseño arquitectónico, pero imaginar pasear por este nuevo parque, o capear la tarde en sus intrigantes pasajes, es algo que a nadie causa desdén. Es de esperar, no queda otra, el trabajo sea hecho con competencia y eficacia. Que siga siendo nuestra plaza el referente de todos nosotros cuando salimos al mundo, que sea lo que sea, pero con amor. Eso garantizará que el producto resultante sea propio, ciudadano, salamanquino. A estas alturas, mi único reparo y, entendiendo que el inicio de las obras en época estival estaba determinada por la disposición del presupuesto para hacerlo, lo único que pediría es un simple cartel que diga: “DISCULPE LAS MOLESTIAS”. Porque son muchas. En la fotografia, única litografía que se conserva de los primeros años de la zona, el poblado encomienda de Chalinga.

NINO CUEVAS - 18/12/2006

 

 

Documento sin título
INICIO SESION USUARIO
Nick:
  
Clave:
  
BUSCAR
Busca en Portal Choapa con Google

ENCUESTA

¿Cuál es el mayor atractivo del Valle del Choapa?

1.Petroglifos
2.Río Choapa
3.Raja de Manquehue
4.Reserva Nacional de Chinchillas

Mini-Chat
Documento sin título
Sitio desarrollado por Useco - Todos los Derechos Reservados
Montepío 391 2do. Piso - Salamanca - Tel (53) 551 309