Documento sin título

 

:::PENSIONES ALIMENTICIAS, MÁS QUE UN DEBER MORAL UNA OBLIGACION:::

El Derecho de Familia es de contenido eminentemente ético ya que muchas veces el ordenamiento jurídico es incapaz de imponer forzadamente el cumplimiento de ciertas conductas o porque es más conveniente confiar su observancia al sentido común y ético del obligado, ¿Cómo se fuerza a uno de los cónyuges a vivir en el hogar común? o cómo obligo al hijo que cumpla con el deber de respeto y obediencia hacia sus padres? no obstante, hay materias dentro del Derecho de Familia que no se rigen por el mero arbitrio de las personas, sino que se encuentran fuertemente protegidas por la ley, como lo es el derecho de alimentos. Preciso es señalar que el concepto jurídico de alimentos difiere del común, pues comprende no sólo la comida sino habitación, vestimenta, entretenimiento, enseñanza básica y media, costos de aprendizaje de alguna profesión u oficio, etc. Los requisitos que han de cumplirse para que proceda el derecho de alimentos, son los siguientes: 1º Ostentar una calidad jurídica que autorice demandar ante el Tribunal. La ley es taxativa y dice que se deben alimentos al cónyuge, a los descendientes, a los ascendientes, a los hermanos y al que hizo una donación cuantiosa si no hubiere sido rescindida o revocada. 2º Que quien solicita la pensión (alimentario) se encuentre en estado de necesidad, es decir, que sus medios no le alcancen para subsistir de un modo correspondiente a su posición social. 3º Que la persona en contra de quien se solicita la pensión alimenticia (alimentante)cuente con los medios necesarios para otorgarla. La ley establece una presunción que opera cuando un menor solicita de su padre o madre una pensión alimenticia: se presume que éstos cuentan con los medios para pagar dicha pensión y, en virtud de lo anterior el monto mínimo de la pensión no podrá ser inferior al 40% del ingreso mínimo remuneracional. Acreditados estos requisitos, se decreta la pensión alimenticia y para garantizar su cumplimiento se establecen una serie de medidas: - Si el alimentante es un trabajador dependiente se establece como forma de pago, la retención del monto fijado por parte del empleador. - Podrán ser obligados al pago, las personas que dificulten o imposibiliten el fiel y oportuno cumplimiento de dicha obligación. - El tercero que colaborare con el ocultamiento del paradero del demandado para efectos de impedir su notificación o el cumplimiento de alguna medida de apremio, será sancionado con la pena de reclusión nocturna hasta por quince días. - Puede exigirse al deudor que garantice el pago constituyendo una Hipoteca o Prenda. Si aún con estas medidas el demandado incumpliere, tendrán aplicación las sanciones que reciben la denominación genérica de apremios, consistentes en arresto nocturno entre las veintidós y las seis horas del día siguiente, hasta por quince días, pudiendo el Juez repetir esta medida hasta el integro cumplimiento de la obligación. Si el demandado infringe el arresto nocturno o persistiere en el incumplimiento después de dos periodos, el Juez podrá apremiarlo con arresto completo hasta por quince días. También el juez podrá facultar a la policía para allanar y descerrajar el domicilio del demandado, incluso se podría decretar orden de arraigo en su contra. Además el juez puede suspender la licencia de conducir del alimentante hasta por seis meses. Concluyendo, queda claro que las pensiones alimenticias lejos de ser una mera liberalidad de quien las otorga, son verdaderas cargas, que, una vez decretadas con arreglo a la ley, constituyen una obligación no solo moral sino legal fundada en las relaciones de familia.

CORPORACION DE ASISTENCIA JUDICIAL - 21-06-2007

 

 

Documento sin título
INICIO SESION USUARIO
Nick:
  
Clave:
  
BUSCAR
Busca en Portal Choapa con Google

ENCUESTA

¿Cuál es el mayor atractivo del Valle del Choapa?

1.Petroglifos
2.Río Choapa
3.Raja de Manquehue
4.Reserva Nacional de Chinchillas

Mini-Chat
Documento sin título
Sitio desarrollado por Useco - Todos los Derechos Reservados
Montepío 391 2do. Piso - Salamanca - Tel (53) 551 309